La Playa de Madrid, revista de cultura y agenda de Madrid, entrevistan a Jose Gil Romero y Goretti Irisarri. Aquí puede leerse la entrevista original.

Jose Gil Romero y Goretti Irisarri, autores Caen estrellas fugaces

Jose Gil Romero y Goretti Irisarri son guionistas y publican su primera novela, Caen estrellas fugaces. Se trata de un thriller ambientado en el Madrid del XIX.

¿Por qué escogisteis el siglo XIX y concretamente el año 1859 para vuestra novela?

josegilromero-gorettiirisarri

JGR: 1859 aparece al descubrir la llamada “Fulguración Carrington”, que es una tormenta solar descomunal que hoy día habría acabado con toda la tecnología terrestre. Eso resultaba perfecto como motor y como escenario en donde transcurre el principio de la historia.

GI: ¡Unos días sin Internet ni tecnología! ¡Sería un caos maravilloso! La tormenta es también un símbolo.
En ese momento, 1859, todo estaba a punto de estallar… mucho de lo que somos hoy día, lo que es la modernidad empezó ahí. La tecnología ofrecía avances fabulosos todos los días.
Nos gusta mucho, de ese momento, que la ciencia parecía también magia. Los límites entre magia y ciencia eran realmente difusos.

 ¿Y qué os fascinó del Madrid de esa época?

GI: Es gracioso pensar que era más como un pueblo grande; de hecho se recorría en menos de una hora y estaba limitado por una muralla, había mucha miseria, las casas eran bajas… El problema era justo ese: que la ciudad quería crecer y no podía, por eso el marqués de Salamanca y la reina Isabel II planificaron el ensanche. ¡¡En 1859 la puerta del Sol estaba en obras!! Como casi siempre (risas). También nos llamaron la atención muchas costumbres cotidianas: cómo se tomaba el chocolate, que la cerveza era un refresco para damas, aromatizado, los pozos de hielo de Bilbao que guardaban hielo de la sierra y se transportaban luego en carro a los cafés para hacer helados, que había empresas que te llevaban la bañera a casa para que pudieras darte un baño…

JGR: Aquí han ocurrido levantamientos y guerras, y se luchó mucho a favor de la libertad. El Madrid del XIX es un Madrid preocupado por los nuevos tiempos. En la Tabacalera, por ejemplo, las mujeres luchaban y con grandes esfuerzos conseguían reivindicar unos derechos para ellas que eran impensables.
Nosotros llevamos viviendo en Madrid desde hace mucho tiempo, casi treinta años; entonces, como casi todo el mundo que vive aquí, somos de fuera. Hubo un primer día en que llegamos y descubrimos la gran ciudad, pero con los años vas conociendo los pequeños recovecos, la historia secreta, su pasado turbulento. Queríamos transmitir esa sensación de ir descubriendo algo poco a poco.

caenestrellasfugacesnovela-historica-misterio-Madrid-Caenestrellasfugaces

Por otro lado resulta fascinante el viaje en el tiempo. Cómo era esta calle, qué había aquí cuando esto no existía.

Para nosotros se convirtió en un juego delicioso, redescubrir la ciudad, tan parecida entonces al Londres de Holmes. Nos daba la impresión de que hay un Madrid decimonónico muy asociado a Galdós y que está poco explorado ese Madrid misterioso, lleno de secretos, con sus pasadizos subterráneos, sus callejones oscuros, sus salones de baile en donde se organizan sesiones espiritistas.  También nos fascinó un Madrid muy poco conocido, que por propia naturaleza ha permanecido oculto: el Madrid de las logias y las Sociedades Secretas.

¿Como el fue el trabajo de documentación?

GI: Es increíble leer periódicos de 1859, son cuatro hojas con todas las noticias muy apretadas, muchas columnas y letra muy pequeña, los lectores se dejaban la vista. Son muy densos y están muy bien escritos, con un lenguaje realmente bonito. Seguro que muchos caballeros echaban media mañana en los cafés leyéndolos y comentándolos. Leerlos te transporta a la época, es una sensación abrumadora de viaje en el tiempo.

septiembre1859caenestrellasfugaces ELclamorpublico6deseptiembre1859caenestrellasfugaces
[La extraña tormenta solar de 1859 según los periódicos]

También hemos manejado mucho material visual, nosotros somos muy visuales y lo necesitábamos para idear atmósferas y personajes. Existen muchas fotografías increíbles de fotógrafos de entonces (Charles Clifford, Jean Laurent) en las que sale La Puerta del Sol, Alcalá, el puente de los franceses en construcción… La fotografía tiene algo mágico, es como poder colarse ahí como un voyeur.

caenestrellasfugaces-puertadelsol-Madrid-sigloXIXTambién encontramos imágenes en movimiento, son un poco posteriores, de cuando se inventó el cine y los Lumiere enviaron a un operador, Alexander Promio que grabó los carruajes de la puerta del Sol… Todo ese material resulta hipnótico, esas chisteras y coches de caballos, pero sobre todo los rostros de esas personas, tan vivos, tan como nosotros.

JGR:  Muy pronto nos dimos cuenta del valor que tenía contar cosas curiosas acerca del XIX. Cosas sorprendentes que, igual que ahora hará el lector, íbamos descubriendo.
Yo particularmente sabía poco de la época, y la tenía muy relacionada con los clichés que conozco del cine. Tuvimos que documentarnos muchísimo y fue apareciendo tanta información que seguramente hayamos desechado el 40% de lo que escribimos, hay una enorme cantidad de capítulos que han terminado desapareciendo y que surgían a razón de descubrir documentación fascinante, por ejemplo relacionada con la fiebre por el espiritismo, tan de moda entonces.

josegilromero-gorettiirisarricaenestrellasfugaces

Libros, muchos libros, ensayos y novelas. Mucho Galdós y mucha novela de misterio de la época, los relatos de fantasmas de Maupassant, los de Horacio Quiroga; biografías (hay un ensayo espectacular de Isabel Burdiel sobre la reina Isabel II que nos descubrió mil cosas).
Y desde luego Internet, páginas y páginas y páginas. Tuvimos que aprender cómo eran los trajes, qué modelos de carruajes, cómo se distribuían las habitaciones de una casa, dónde se bañaba la gente si es que se bañaba. Youtube ha sido muy útil, es asombrosa la cantidad de información que encuentras ahí; desde películas antiguas de la época hasta cómo funcionaba una vieja imprenta
También películas, todas las que pudimos. Modernas y antiguas. Series de televisión. Hubo un trabajo enorme de documentación.

¿Cuál es vuestro personaje favorito de la novela y por qué?

JGR:  Yo creo que Remedios Galván, a pesar de que es un secundario (pusimos mucho cuidado en darle vida a los secundarios, tan importantes en el cine y tan importantes en esta novela). Es un personaje muy arquetípico y aún así está muy vivo. Anda muy relacionado con el modelo de mujer del XIX, que estaba destinada a casarse y a tener hijos. Toda mujer que se saliera de este esquema era mirada como un bicho raro, y Remedios es demasiado inteligente, demasiado decidida como para encajar en los matrimonios del XIX, en donde la mujer debía permanecer callada; no solo tenía prohibido expresar sus opiniones, sino incluso tenerlas.
Remedios Galván es una mujer inteligente, culta, curiosa, que ha terminado convirtiéndose en lo que entonces designaban como “solterona”, que es una palabra espantosa. Creo que resulta también muy fácil identificarse con su dolor, con su necesidad de afecto, con su fragilidad. Pero sobre todo con su ternura.

caenestrellasfugacesmarquesdesalamancaGI: El conde del Fierro, el antagonista de la pareja protagonista, el “malo” de la novela, vaya. Está basado en un personaje real, el marqués de Salamanca. Fue un hombre tan poderoso en la época, y tan fascinante, que es el malo perfecto. Y casi no tuvimos que inventar nada, su vida fue una pura aventura. Tan pronto lo encuentras en el ferrocarril norteamericano, tendiendo vías en el territorio salvaje de lo indios seneca (en Nueva York hay una ciudad llamada Salamanca por él), como merendando con Isabel II. Se arruinó nosecuantas veces y tuvo que huir de España en la revolución de 1854… siempre volvió a resucitar de sus cenizas, brillante. Así era él.

¿Cómo se escribe una novela entre dos? ¿Cómo os complementáis como escritores?

GI: Hay que tener en cuenta que nosotros somos guionistas y entre guionistas es súper habitual la pareja creativa, escribir a cuatro manos, el mundo del cine está lleno de ellas (Berlanga y Azcona, los Coen). En literatura no hay tantas, pero sí más de lo que se cree, se me ocurren Borges y Casares, que escribieron juntos con el nombre de Honorio Bustos Domecq. Jose y yo llevamos como veinte años trabajando juntos y estamos totalmente compenetrados a la hora de escribir, nos conocemos muy bien, nos adivinamos.

caenestrellasfugacesJGR:  El proceso en realidad es bastante sencillo. Nos reunimos en una cafetería y hablamos; qué hace este personaje, qué descubre, adónde llega. Ahí nos repartimos el trabajo: tú escribes esta escena y yo esta, sabiendo bien qué va a ocurrir en cada una y dónde están los objetivos.
Después cada uno envía al otro lo que ha escrito y se lo corrige. Sobre todo porque después de estar tan metido, necesitas la mirada del otro, que te ayude a ver los errores, las imperfecciones. Si cuentas con un segundo escritor, en este caso Gore, que escribe tan bien y tiene tan buen criterio, son todo ventajas.
A veces el que ha escrito no acepta los cambios que ha hecho el otro, y a veces requiere de un proceso más largo de envíos y reenvíos en los que se trata de llegar a un acuerdo. No siempre es fácil y muy a menudo es un proceso largo y doloroso, en el que tienes que ceder y ceder y ceder.
Así hasta que después de muchos cambios y cambios sobre cambios, termina apareciendo una escena limpia en la que los dos estamos bastante de acuerdo.
Sobre el estilo, después de tantos años trabajando juntos, nos complementamos muy bien. Y después de todo el proceso, surge un estilo propio, que no es exactamente el mío ni el suyo, sino el de ambos.

GI: Me gusta mucho la diferencia. A cada uno se le da algo mejor que al otro, o le gusta más un tipo de escenas, pero hacemos al revés de como en teoría deberíamos: nos ponemos retos, “tu haces esto que no se te da bien”. Y funciona muchísimo.

¿Qué se va a encontrar el lector en Caen Estrellas fugaces?

JGR: Va a encontrar una novela de misterio y aventuras ambientada en el siglo XIX, pero con un tratamiento muy moderno, más relacionado con las nuevas series de TV que con las novelas clásicas. En este sentido hay una mezcla de géneros, es un thriller pero también es una novela histórica y también bebe de ciertos relatos fantásticos.

Por nuestra formación en el mundo del guión, pensamos mucho en el lector, a la hora de escribir, casi como si fuera un espectador, y queríamos darle a la novela un ritmo muy cinematográfico, rápido; en convertir la lectura en una experiencia divertida, y que el relato resulte apasionante, interesante, en que haya intriga y pasiones y bastante humor, aún dentro de todo el drama.

caenestrellasfugacesvidentecaenestrellasfugacesabogadodeldiablo

 

Nos interesaba mucho llenar la historia de detalles interesantes acerca de la época, y que no fueran mera información histórica, sino que ayudara siempre a favor de la trama. Entonces el lector encontrará muchas curiosidades del XIX, el mundo del espiritismo y de los mediums, las sociedades secretas, cómo era la vida cotidiana de la gente o cómo era esta o tal calle, incluso cómo se relacionaban hombres y mujeres, que no tiene nada que ver con cómo ocurre ahora. Por ejemplo cómo se pusieron de moda las nuevas ciencias “espíritas” entre la alta sociedad -con nombres como “experimentos magnéticos” o “fluidos galvánicos”-  tanto que la propia reina Isabel asistía a sesiones espíritas en su casa de recreo.

GI:Personalmente me he quedado muy contenta con la edición, está muy cuidada. A ambos nos gustan los libros bonitos, y nos hemos empeñado en que la novela esté llena de detalles. Cada capítulo está precedido de una fotografía o un grabado de la época. Y al final del libro, puedes ver una guía de mapas con las calles donde viven los personajes.

Caenestrellasfugacespag539Caenestrellasfugaces-pag534Caenestrellasfugaces-pag12Caenestrellasfugaces-pag360

 

 

Los personajes creo que es lo mejor de la novela, son muy atractivos, todos, hasta el que solo aparece medio minuto tiene algo especial: el hosco comisario; la joven y rebelde asesina; la dramaturga cubana con mucho de viuda alegre; el jesuita atormentado que se ha enamorado de una modistilla; la pareja de matones, hermanos pero tan diferentes entre sí; el atractivo y sombrío detective de París; el entrañable mayordomo, el repugnante criminal al que apodan el Sapo; la solitaria señorita enamorada… Y podría seguir mucho más. Hemos creado todo un mundo.

CAEN ESTRELLAS FUGACES es la primera novela de Jose Gil Romero y Goretti Irisarri, acaba de salir publicada por Suma de Letras.

Anuncios