Publicada el 12 mayo, 2016, La playa de Madrid——————————————————————————–

esasensacion2Esa Sensación es una comedia dramática a tres manos, las de Juan Cavestany, Julian Genisson y Pablo Hernando.

Cada uno de los tres propone tres historias aparentemente muy distintas:

Una mujer siente una atracción amorosa y sexual por ciertos objetos urbanos

Un hijo espía a su padre y descubre algo inesperado

Un grupo de amigos se transmite el más extraño e inconveniente de los virus.

Tres historias que van explorando el ser contemporáneo en sus alrededores, al modo de ondas cuando se tira una piedra en un lago.
Una primera onda es el amor: en el individuo, la pareja -padre e hijo-, y el grupo.
Una segunda onda es el deseo: la carne, el demonio y el mundo.
Una tercera onda es el lenguaje: el fílmico, la palabra y el gesto. Y así.

Las tres historias progresan en paralelo, sin tocarse. El nexo de unión existe, pero solo puedes encontrarlo buceando en aguas profundas: allí donde nace esa sensación.

“Un nuevo tipo de información llega a través de los sentidos. Llamémosla sensación. La tienes en el cerebro, pero no es inventada, porque te ha entrado por otra parte del cuerpo. Sensación de calor cuando acaricias un puente. Sensación de haber dicho algo que no debías. Sensación de que te están siguiendo. Te guste o no, la quieres seguir teniendo”

esasensacionEl trabajo de actriz de Lorena Iglesias actúa como el ariete de la película. La sabiduría con la que ha abordado su personaje , esta mujer que se enamora de los objetos, ha dejado encandilada a crítica y público. Una mezcla de emoción, sensualidad y humanidad -incluidos algunos momentos cómicos y otros de gran intensidad dramática- que consigue que realmente nos enamoremos de esos objetos y hasta nos duela su rechazo.
A veces un director encuentra la horma de su zapato, y esto es lo que le ha ocurrido a Hernando con Iglesias, un tipo de química milagrosa que da gusto ver funcionar: juntos han hecho crecer la historia, le han dado altura.

La historia del hijo y el padre, la filmada por Génisson tiene un comienzo algo cortazariano: Estás en la calle y ves a tu padre de lejos. Le llamas por teléfono y él te miente, te dice que está en la oficina… Al remover ese voyeur que todos llevamos dentro con la fascinación por nuestro padre, sale, digamos, una buena mantequilla. Y el resultado resulta tan poblado de capas como un hojaldre, metáfora entre maruja y afrancesada que no he inventado yo sino el ilustre Roland Barthes. Hay un secreto que el hijo descubre de su padre y a partir de ahí las capas se desbocan. En mi opinión, el secreto se remota a la Edad Media por lo menos, allá por los doctores angélicos.

esasensacion3Por último, la deconstrucción y el extrañamiento campan a sus anchas en la historia coral del virus. Con una estructura atomizada a modo de sketches interpretados por distintos actores, un territorio donde Cavestany se mueve con gusto. Este territorio, ya explorado en Gente en Sitios, tiene mucho que ver con el proceso de rodaje casual y colectivo, cuya ligereza le fascina con razón, tal como contaba en este precioso texto publicado en El Estado Mental, Aves de fuerza desigual, o más recientemente en Vice.

Los autores insisten en que es una comedia y es cierto que funciona: he oído muchas carcajadas en la proyección. Al modo de las películas de Berlanga, primero te ríes y luego te quedas pensando.

Si conoces la filmografía de cualquiera de ellos, estarás de acuerdo en que cada uno de los tres lleva ya tiempo explorando esa sensación por cuenta propia:

Juan Cavestany
 cuenta con una amplia trayectoria en la industria como director, guionista y dramaturgo -incluido un premio Max por Urtain– Su cine ha ido tomando un rumbo muy personal, con joyas como Dispongo de Barcos,El Señor o 
Gente en sitios.

Julián Génisson ha escrito y dirigido 
La tumba de Bruce Lee, una película rodada en Seattle con el colectivo Canódromo Abandonado. En su momento hablamos de cómo la película, hecha con un equipo tan mínimo, deslumbró hasta llamar la atención de Sitges. Otra vertiente de su filmografía son los siempre alucinantes videos de Canódromo Abandonado.

Pablo Hernando que ya sorprendió con Cabás, su primer largo acaba de estrenar otra película, Berserker, que en estos momentos se está exhibiendo en festivales.

No es su primera vez trabajando juntos: por poner algún ejemplo, Génisson es el actor protagonista de Berserker y ha trabajado con Cavestany en la obra de teatro Tres en Coma, junto a los otros dos miembros del colectivo Canódromo, Lorena Iglesias – que además de actriz es directora de una web serie, Pampini– y Aaron Rux.

La banda sonora de Aaron Rux, que repite como músico con los tres directores, dota a la película de un territorio común, una luz vagamente acuática y siempre brillante. Pillarle el tono a Esa sensación no debió ser tarea fácil, entre la comedia romántica, la tragedia cómica y la imposibilidad de saber si estamos en una o en otra, si toca reír o más bien tragarse la risa. Vi la película en un primer premontaje sin música -lleva un tiempo de recorrido como work in progress-, y el sello de la música ha sido espectacular.

Quizá lo más sorprendente de la película es el proceso, esa sensación de que coger la cámara y hacer cine es un acto mucho más sencillo y a la vez más profundo de lo que la industria nos ha hecho creer.

Anuncios