Publicado el 15 mayo, 2012

——————————————————————————–

Los palacios escondidos en el centro de la ciudad son magnificentes por dentro, pero por fuera muy discretos. He aquí un ejemplo: el Palacio de Fernán Nuñez. Habrás pasado mil veces por allí, al bajar de la Filmoteca al Reina Sofía, y ni imaginas lo que hay dentro. Actualmente pertenece a Renfe, y visitarlo es público, pero hay que pedir cita con antelación e ir en grupo -o bien unirse a uno. La visita es con un guía.

Es un palacio romántico que empezó siendo neoclásico. Los arquitectos fueron los López Aguado, el padre se llamaba Antonio y el hijo Martín. Cuando Martín retomó el proyecto de su padre lo que molaba ya no era la sobriedad y el equilibrio. Sí: lo dejaron como estaba de puertas afuera. Pero por dentro, mucho mejor era lanzarse a fantasías afrancesadas. Martín López Aguado era muy de ese palo -fue el autor de los jardines de El Capricho-, pero el que ponía la pasta, D. Felipe Ossorio, Conde de Cervellón, lo que quería sobre todo era epatar a sus contemporáneos: salones de baile, frescos, esculturas, estucos, marqueterías… Todo súper recargado. El conde compró terreno al Colegio de Santa Isabel para ampliar los jardines y poder ofrecer allí sus cenitas, al aire nocturno del verano. Para fastidiar a tanto plebeyo enriquecido, o para conseguir sus favores.

En los farragosos años de la Guerra Civil sus sótanos fueron usados como refugio y las Juventudes Socialistas ocuparon la planta de arriba. Después lo compró Renfe… y hasta hoy. Renfe lo alquila para eventos de empresa y para rodajes. Por ejemplo, las series de la Regenta, Adolfo Suárez o la duquesa de Alba. Y una película del 48 que me encanta, sobre el marqués de Salamanca -un tipo casi contemporáneo del Conde de Cervellón, pero que seguro le parecía un advenedizo porque ni era marqués ni nada.

Para ver si vale la pena la visita, sólo tienes que mirar las fotos. Ya te digo: lámparas de Murano, alfombras de la Real Fábrica de Tapices, dorados y frescos de angelotes o de flores, relieves de nogal… Asumamos que el verdadero lujo no tiene nada que ver con Zara Home o Ikea.

Un salón de baile impresionante y, como detalle, los músicos tocaban en un lugar desde donde no podían ver a los invitados. Ah… ¿por qué? Qué harían allí esos traviesillos.

Palacio Fernán Núñez, Santa Isabel, 44 |web | 911 511 002
Horario: 10.00-14.00 h.
Precio: Gratis. Pedir cita en 91 1511061 y comunicacion@ffe.es

Anuncios